VERANO. Lo nuestro.

VERANO. Lo nuestro.

¡¡Cómo huele ya el veranillo!! Aunque a mí me guste, he de reconocer que el invierno ha sido largo y ahora el sol viene con toda su fuerza. Y con ello, el pueblo florece en voces, en luz, en flores. En una época tan difícil para las zonas rurales, el verano es un estímulo importante, un repunte que nos hace creer que siempre estamos todos, que no hay despoblación, que los servicios son los mismos. Pero no. Poco a poco se nos va encogiendo el pueblo, y sus gentes, y sus oportunidades.