Ruta Puentes de Amaya. Un pueblo de silencio.

PUENTES DE AMAYA. UN PUEBLO DE SILENCIO

     El día 2 de abril decidimos hacer una ruta: desde Villadiego fuimos al pueblo de Salazar de Amaya. Cruzamos todo el pueblo en coche y avanzamos por un camino de concentración parcelaria hasta alejarnos en dirección al desaparecido pueblo de Puentes de Amaya.

     Se encuentra al comienzo del valle que hay entre la parte de atrás de la peña Amaya y la peña Castro.
      ¡¡¡SORPRESA!!! Está todo nevado. Aparcamos el coche al comienzo del pueblo, del que no quedan más que las ruinas de la iglesia y muros de algunas huertas y casas. Todo está dominado por la vegetación dando al lugar un aspecto misterioso, solitario. Pero la nieve da al lugar un aspecto de regalo, ya que no la esperábamos.
     Nos internamos en el camino dejando a la derecha una ruta y seguimos recto. Enseguida entramos en el valle, en cuyo fondo hay campos de cultivo. El camino es fácil, con alguna subida leve. A la izquierda dejamos la ladera de la peña Castro, con algo de monte bajo al principio y pinares en lo alto. A la izquierda, se alza orgullosa la parte de atrás de la peña Amaya, imponente y sólida, nevada y misteriosa. AL camino es agradable, se anda bien y las vistas se alzan magníficas.  Avanzamos unos tres kilómetros hasta que el camino se acaba (finalizan los campos de cultivo) y una valla con alambres nos obliga a dar la vuelta o subir hacia arriba por una pendiente muy empinada.
     Optamos por subir, cuesta mucho, pero, según se sube, las vistas sobre la peña mejoran. Hasta que el camino desaparece, muy cerca ya de los farallones verticales de la peña Castro. Bajamos con cuidado y volvemos sobre el camino. Empieza a nevar, suave, tranquilo y el camino se convierte en un agradable paseo bajo la nieve. 
     De nuevo llegamos a un cruce, donde hay más información sobre otras rutas, pero estas… para otro día.

Para terminar el paseo nos acercamos a Alar del Rey, a ver el nacimiento del Canal del Pisuerga, dar un paseo por el pueblo y comer allí.. Bien está lo que bien acaba.

Restos dePuentes de Amaya
Un poco de cuesta
Entre pinares
Sin rumbo