Ruta alrededores de Nidáguila

RUTA ALREDODORES DE NIDÁGUILA

          Nidáguila es un precioso pueblo que está situado en el valle de Sedano pero a la otra parte de la carretera del Páramo de Masa. Se llega enseguida desde Burgos, apenas 35 minutos. Hay que salir dirección Santander por la N623 y, al llegar al cruce con Masa, tomar la dirección a Villadiego. Apenas un kilómetro después hay un cruce a la derecha. Ya desde lejos “pinta” bonito.
          Dejamos el coche a la entrada del pueblo y lo recorrimos un poco. Da gusto ver las casas tan arregladas y los rincones que tiene. Y comenzamos la ruta cogiendo un camino que sale desde la carretera dejando la iglesia a la derecha. .

          Enseguida se ve, aunque no hay señalización de senda porque está trazado en subida, es amplio y destaca sobre la lora. La subida es pendiente pero cómoda… enseguida nos ponemos a 1030 metros sobre los 900 y pico del pueblo. Una vez arriba, si está claro, se asoman  al oeste la Ulaña y la peña Amaya, y al norte la montaña palentina y el Alto Campoo. La vista es espectacular, con el pueblo abajo y  enfrente la otra parte del páramo.
          La ruta consiste en ir tomando los cortados de la Lora y pasear por ellos. Desde allí, vemos la carretera que cruza el páramo.  Si trazáramos una línea recta enseguida se haría pero  se mete en el páramo haciendo curvas, entrantes que dejan a la vista enormes rocas que, desde abajo parecen suspendidas en el aire. Son los Mojones.  Seguimos el camino trazado que discurre casi siempre al lado de una tierra de labor. Desde uno de salientes de la peña, si se mira desde el pueblo, porque desde arriba no se ve, vemos la cueva Peñaujero. Continuamos el recorrido, siempre siguiendo el borde de la peña hasta llegar a otra entrada de la Lora. Comenzamos a bajar por un senderillo para descansar al lado de un pilón o pequeño depósito de agua y aprovechamos para ver la cueva que hay en la pared y disfrutar, una vez más, del paisaje. Seguimos bajando por el senderillo y por la falda de una lora llena de árboles recién plantados que le dan a la ladera una imagen curiosa. Así, llegamos a la carretera que de nuevo nos lleva al pueblo. Unos 6,5 kilómetros de una ruta cuya mayor dificultad es el descenso.
          Y decidimos acercarnos a Terradillos de Sedano por la carretera que discurre alrededor del río San Antón  entre bosquecillos no muy grandes pero sí frondosos y variopintos.  ¡Hermosos otoño que nos regaló preciosos colores entre los robles, los chopos, arces….! Una explosión de color después de cada curva.

Árbol en el páramo
Mojones
Cueva de los mojones
Panorámica
Colorido de árboles