FRAY HENRIQUE FLÓREZ

FRAY HENRIQUE FLÓREZ: Vida y sociedad en el Burgos del siglo XVIII. de Belén Castillo Iglesias, Jose Antonio Fdez. Flórez y René J. Payo Hernanz Edición: Ayuntamiento de Villadiego y ADECO –Camino

     Este libro, editado con motivo de la conmemoración del III Centenario del nacimiento del Padre Flórez, está editado por el Ayuntamiento de Villadiego en colaboración con distintas asociaciones o instituciones y muestra múltiples aspectos de la vida de aquel entonces.
     Libro imprescindible para los incondicionales del Siglo de las Luces, éste desarrolla varios apartados como la Monarquía y política, Burgos y su administración, la vida y sociedad de la época, la religión, la ciencia, al vida y obra de Fray Enrique Flórez y la actividad artística en Villadiego en la segunda mitad del XVIII. 

     Todos estos apartados están acompañados de interesantes fotografías en las que aparecen reyes, mapas, cuadros u objetos importantes de aquel entonces. La mayoría de estos objetos de estos objetos están en el Museo de Burgos, otros en las parroquias de Villadiego de la zona, en Museos de Madrid, de Valladolid, del propio pueblo o de colecciones particulares.
     Al comienzo del libro, antes incluso que al introducción, se hace una reflexión sobre la fundación y el desarrollo de Villadiego, sobre algunas de sus familias más “ilustres”, sobre el dicho “Me tomo las de Villadiego”...etc.
     Transcribimos el siguiente fragmento de las primeras páginas, antes incluso que la introducción:

     Villadiego se estableció en la margen derecha del río Brullés, en una zona abierta y bien situada, en la que confluyen una parte importante de vías y pasos naturales de comunicación.
      Fue fundada a finales del siglo IX por Diego Rodríguez Porcelos.
   El desarrollo de Villadiego está en consonancia con su función de centro comercial y administrativo, integrándose en su población, originariamente cristiana, culturas de otros pueblos como la musulmana y judía que convivieron pacíficamente entre sus muros, y prueba de ello es el dicho “Me tomo las de Villadiego”, que expresa no sólo tolerancia de los villadieguenses sino el reconocimiento de Fernando III el Santo que les toma bajo su protección.
     Entre sus pobladores encontramos familias nobles como los Tobar, Velasco; Borja; Rodríguez de Santa Cruz, Varona, Huidobro y Flórez. Son D. Pedro José Florez de Setién Calderón de la Barca y Dª. Josefa de Huidobro y Puelles progenitores del Padre Enrique.