DON CANALLA DE VILLADIEGO

DON CANALLA DE VILLADIEGO(1998) Primero de Bachillerato Editorial I.E.S Campos de Amaya. Villadiego.

     Los alumnos de aquel curso se lucieron: construyeron un estupendo texto partiendo de una estupenda obra y lo llevaron al único sitio posible: a Villadiego. Este pequeño libreto, que guardo como oro en paño, está hecho siguiendo los pasos que se utilizaban para editar en la época de El Quijote. Lo podemos observar en la portada . En la parte de atrás está la “tasa”, procedimiento seguido en la época a través del cual, un escribano daba fe y tasaba cada pliego hasta sacar la “monta” del total. Después un agradecimiento a la tutora y un prólogo . Todo ello usando, en la medida de lo posible, un lenguaje más propio de los tiempos de las aventuras de nuestro gran caballero

Don canalla de Villadiego

     Consta el libro de diez capítulos que presento a continuación en el índice del mismo, en el que aparecen los autores de cada uno, así como el ilustrador, colaboradores, corrector y escribano.
     Lo delicioso de esta “pequeña” obra está en la historia de don Canalla que, desafiando al tiempo, no cabalga sobre caballo, sino sobre tractor. Este moderno caballero sale en busca (¡cómo no!) de su amada.....A partir de aquí, las historias se llenan de lugares, momentos y personas conocidos para cualquier persona de Villadiego en contacto con la juventud y no tan juventud, ya que aparece un personaje, hoy fallecido, pero muy popular hace unos años, apodado “el Chombas”.
     Como ejemplo, transcribo un capítulo (el VIII):

Capítulo octavo

DE CÓMO DON CANALLA SE DECIDIÓ METER A PASTOR Y TRABAJAR EN EL CAMPO.

         Caminaba don Canalla por las laboriosas tierras de Melgar, camino ya de Villadiego. Allí, entre el rebaño, vio a un pastor pequeño, con los dientes negros, muchos callos en sus manos y muy sucio. A don Canalla se le pasó por la cabeza el hacerse pastor y cuidar un rebaño de blancas ovejas. Se lo comentó a su fiel escudero de confianza, Chombas.
         Díjole así:

—  Tú, mi buen amigo Chombas, siempre bien me aconsejais, ¿qué os parece mi idea?
—  Mi buen amo don Canalla, yo no os puedo llevar la contraria, pero el estado de este tipo no es muy saludable– le replicó Chombas.
—  Yo compraría las ovejas y los accesorios que necesitamos y nos dedicaremos de lleno al campo-insistió don Canalla.
—  Y, ¿qué dirán de nosotros Casimiro, el Bachiller y el Maese Pablo?

Los dos siguieron caminando, pero todavía don Canalla pensaba en los pastores y oía sus voces.

— Chombas, ¿tú crees que seríamos buenos pastores?
—  Bueno, “tronco”. Yo creo que sí, pero “paso”; eso no es para mí.
—  Mi buen amigo Chombas, déjame de palabras pasotas que sólo quedan bien de vez en cuando, “tío”. Yo las digo a propósito para hacerte comprender las cosas, “¿pillas?” .

Entonces, se fueron a “papear” tarde y a comer en abundancial como en las bodas de don Diego Rilova o en el Asador Ronny. Después se fueron a “sobar” cuidando a su amo y a su tractor.....