EL DICHOSO DICHO “TOMAR LAS DE VILLADIEGO”

EL DICHOSO DICHO "TOMAR LAS DE VILLADIEGO" De Antonio Martínez. Edita: Ediciones Balnea

     En esta pequeña, pero entrañable obra, el autor realiza un periplo por la historia de Villadiego desde el siglo X, en que aparecen las primeras noticias hasta el siglo XVI.  Posteriormente, hace un simpático y trabajado recorrido por todos los textos escritos (libros, prensa, etc) en los que aparece el dicho de “Me tomo las de Villadiego” intentando averiguar su origen e indagando en el misterio de las “calzas”.
     A continuación, se transcribe el párrafo siguiente:

     “Vuelvo a recordar al paisano y gran amante de Villadiego, Don Luciano Huidobro, que colocó, a su costa, dos lápidas en la fachada  principal del ayuntamiento, obra del burgalés Andrés Martínez Abelenda. La una representa a San Pedro en una estancia de la cárcel con el soldado “Villadiego”, y en medio de la misma, un ángel indicando con su mano izquierda a San Pedro que salga de la estancia en modo apresurado, por lo que  sin darse cuenta, y en vez de tomar las suyas, toma las calzas del mencionado soldado “Villadiego”.